free web stats


Reconstruir gestiones
Fecha: 2017-12-02 22:33:23
Compartir Compartir

La transparencia no ha sido una virtud en la gestión pública, tampoco la buena administración presupuestal. Es figura repetida que siempre toca en el álbum de fin de año y en la agenda mediática estará siempre la duda de cuanto se deberá devolver por no saber invertir. La única novedad de la historia será las fantásticas respuestas de los funcionarios.


Se acaba el año y será sin duda el peor para las administraciones locales y regionales que nunca calcularon semejante reto de gestión. Culpar a los huaicos ya no es negocio para los alcaldes y la flexibilidad con que ahora el gobierno pretende llevar la reconstrucción será el salvavidas para el inicio de su último año, pero que no borrará la pésima conducción exhibida por sus líderes.


La preocupante, es que ni la reconstrucción pudo dar un giro en la administración de los recursos y precisamente este es uno de los escudos de las gestiones criticadas que, para salvar su reputación técnica a la hora del manejo del dinero, culpan a la naturaleza y la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios (ARC) y hasta la crisis por el escándalo de Odebrecht.


Tal vez lo primero que deba reconstruirse sean las gestiones regionales y municipales. Con el dinero no se juega y menos con el dolor del peruano que despedirá el año pensando que nada puede ser peor.


Vendrá el 2018 y los gobiernos locales podrán disponer con más flexibilidad del dinero para “apurar” las obras con todos los riesgos que implica. Confianza en ellos no existe, pero no hay otra salida; el regalo les servirá para lavar la cara de su gestión. Sin embargo el problema de fondo persiste pues nada garantizará eficiencia; las cifras del Ministerio de Economía reafirman que no gozan de buena reputación para el gasto.


Fiscalizar sobre lo que edifiquen parece que será la única salida, con el argumento de estar contra el tiempo. Y en cuanto a fecha, consuela recordar que nos queda menos de un año para ver si como ciudadanos podemos reconstruir nuestro destino con una mejor elección.