Odebrecht clava sus uñas en La Libertad
Autor: - Fecha: 2017-06-11 15:24:25
Compartir Compartir

Sin duda alguna, la revelación hecha en nuestra edición de hoy por la presidenta de la Junta de Fiscales Superiores de La Libertad, Celia Esther Goicochea Ruíz, pondrá los pelos de punta a más de una autoridad y exautoridad que alguna vez pisó (o sigue pisando) los pasillos municipales y del Gobierno Regional liberteño. Y es que todo indica que la madre del cordero del escándalo de corrupción más grande de todos los tiempos, es decir, la empresa Odebrecht, también habría corrompido a funcionarios locales, ya sea bajo la figura de obras sobrevaloradas y lavado de dinero.


Si bien es cierto estas investigaciones aún no se formalizan, lo concreto es que ya obran en poder del Ministerio Público una serie de datos e informaciones que constituyen indicios suficientes de que aquellas personas que alguna vez elegimos mediante el voto popular se habrían dejado seducir por el aroma pérfido de la corrupción. Hasta el momento, la identidad de los posibles sospechoso se encuentra bajo siete llaves para no entorpecer las pesquisas; no obstante, La Industria considera vital que una vez formalizadas las mismas, la Fiscalía diga qué políticos o expolíticos liberteños se encuentran bajo la sombra de sospecha.


Así, consideramos que esto es necesario, no solo en aras de satisfacer una mera curiosidad o la falsa urgencia del morbo mediático, sino, por el contrario, para no volver a confiar nunca más en seres sin nombre y sinvergüenzas que valiéndose de las ilusiones de un pueblo lleno de necesidades se habrían llenado los bolsillos con dinero venido de coimas sin cuartel.


En nuestra opinión, la Fiscalía debería difundir quiénes son estas ‘joyas’ que estuvieron y están sentadas en cómodos sillones de poder para que, por lo menos, afronten la humillación pública de sus malas acciones. Con la necesidad del pueblo no se juega. Con la confianza del pueblo no se juega. Con las expectativas de los más pobres no se juega. ¡No se juega, no se juega, no se juega! Por lo tanto, en caso de que este equipo de fiscales anticorrupción recaben pruebas suficientes para incriminar a delincuentes de saco y corbata, no les deberá temblar la mano para acusarlos y no descansar hasta meterlos en la cárcel.


Nadie tiene derecho a hacerse rico, de la noche a la mañana, parasitando ni lucrando de sucias propinas generadas por la ejecución de las obras públicas. Es hora de adecentar la política, de cerrar las puertas a los corruptos, de señalarlos con el dedo acusador, de despreciarlos con todas nuestras fuerzas y de verlos tras las rejas.