Muchas dudas
Fecha: 2017-08-17 14:08:02
Compartir Compartir

La denuncia de una supuesta sobrevaloración en el  alquiler de baños químicos que hizo  Municipalidad de La Esperanza afecta seriamente la gestión de quien pretende ser el candidato a la provincia de Trujillo.  Tal vez por eso, Daniel Marcelo ha salido a dar respuestas políticas más que las necesarias explicaciones  en este tema.

Es cierto que sus rivales aprovechan estas denuncias, pero eso ocurre siempre en la política y no debería ser pretexto para evitar dar las  aclaraciones contundentes que se requieren.

Es importante recordar que fue su propio concejo, que en mayoría, no avaló el  contrato firmado durante la emergencia y tres regidores denunciaron el caso ante la Fiscalía. Los funcionarios de la comuna no acudieron a la citación que les hizo el Ministerio Público, tampoco el proveedor. Eso acrecienta las dudas.

También es verdad que en la denuncia se han hecho comparaciones con precios poco creíbles (el alquiler de un baño químico, por día, costaría once soles) y la comuna, en su defensa,  ha presentado otra proforma por 413 soles diarios, acercándose más a los 520 que ellos pagaron. Sin embargo, una fuente me asegura que el costo debe ser aproximadamente  la mitad de esa cifra.

Pero estamos hablando de cotizaciones que hacen  empresas reconocidas, con experiencia en el rubro y que ofrecen garantía. La Municipalidad, en cambio, contrató con una persona natural cuyo RUC fue inscrito dos meses antes de brindar el servicio, según SUNAT.

Así que no le ayuda mucho al alcalde esperancino dar evasivas o hacerse la víctima, sobre todo porque varias denuncias durante su gestión no tuvieron respuestas convincentes y se perdieron en el tiempo. Ahí está el caso de los bloqueadores para el penal y  los audios de su exgerente que ofrecía contratos para terminar con la acusación.

Y también está el juicio que afronta por el delito de colusión en la compra de alimentos para el programa del vaso de leche.

¿Son solo patrañas las  denuncias?  ¿Fiscales, procuradores, regidores y periodistas están locos? ¿O hay un gran blindaje?