El frío norte de PPK
Fecha: 2017-01-07 17:28:56
Compartir Compartir

Los cambios en el gobierno están a la orden y en el Ejecutivo aprovecharon el  último día de las facultades legislativas para enmarañar una serie deanuncios, que recién cuando sean intepratados, se verá que es demasiado tarde para cuestionarlos.


El Acuerdo Nacional, las medidas de emergencia y las movidas legislativas están enmarcadas en la podredumbre del caso Odebrecht que, que por donde se le mire brotará pus.


Aquicito nomás en el norte, las cosas tampoco andan muy ordenadas que digamos, pues a casi medio año de gobierno, se mantiene oscilante la representatividad del partido oficialista donde por puesta de manos y sin representatividad dirigencial, algunos se irrogan la vocería.


El Prefecto Regional tildó de ignorantes las declaraciones de quienes lo cuestionaban por confirmar cambios en puestos claves, anuncios que ni la dirigenta encargada se atrevió a dar, aún cuando los medios le pregunten casi por costumbre, debería limitarse en los anuncios que no son un dato cualquiera, dar fecha y hablar de rotaciones y salidas de puestos claves en la región es un tema delicado; tal vez un afán protagónico, las ganas de dar “la pepa” al periodismo y que su rostro aparezca al lado del titular, le motivó a mandarse con anuncios que ni como autoridad política o exdirigente debe dar.


En el Manual de Organización de Funciones de la Onagi, donde se establece las funciones específicas del Prefecto no habla sobre la vocería de anuncios oficiales sobre cargos públicos ni la representatividad política paralela, más allá de la que su investidura le otorga.


Mesura, prudencia y más sentido común, siempre hace falta en la gestión pública; a veces el ímpetu es traicionero. Lo cierto es que después del entredicho con otros hombres fuertes de los pkausas, aún no se aclara quién es quién en su partido, la renuncia de Clemente Flores en la dirigencia macrorregional también suma al caos dirigencial, que demuestra debilidad en el norte de PPK, un norte frágil y poco prometedor si las pugnas siguen ese rumbo.