Informarse para defender
Fecha: 2017-03-04 15:43:35
Compartir Compartir

El debate es bienvenido. Las diferencias mientras se sustenten en la razón servirán para dilucidar la verdad entorno a un tema que, debemos admitir, ha tomado ribetes extremistas y cegados por la poca información.


La consigna de ‘Con mis hijos no te metas’ está siendo peligrosamente utilizada por quienes piensan en todo menos en la condición de los menores, hay políticos, partidos, congregaciones, municipalidades y activistas que empiezan a irrogarse protagonismo y representatividad. No se intenta desmerecer la legítima manifestación ciudadana pero es necesario que esta se base en información, en criterios fundamentados y no en reacciones en masa, sin sustento.


Pueden cuestionarse frases que generar discordia y ambigüedad o que por lo menos no dejan contentos a todos pero de allí a sostener que la ‘ideología de género’ dice que los niños pueden ser niñas y viceversa es demasiado intrépido e irresponsable.


‘Con mis hijos no te metas’ está a punto de convertirse en una pugna entre informados y desinformados, no en una lucha por la defensa de la identidad y la familia sino en un conjunto de familias que sin intención de leer, apenas un párrafo del texto de marras, ha estigmatizado y caído en peligrosas generalizaciones. Que sea un debate, solo por lo que dice el currículo, no por lo que dicen se pretende, se hará se quiere hacer o como algunos lo interpretaron.


¿Qué buen padre no defendería a sus hijos? Todos sacamos garras por defender la familia y a nuestra prole pero que nuestras razones sean sustentadas, que la manipulación esté lejos y los protagonistas ocasionales en la vereda del frente y que el ímpetu por defender a nuestros hijos no nuble la razón.


¿No te gusta el currículo educativo? Perfecto, pero antes de cuestionarlo leamos, antes de aplastarlo primero reforcemos los valores en nuestras familias y demos buenos ejemplos de lo que es ser hombre y mujer siendo buenos padres, con esas armas defendamos la familia y nuestra descendencia y si hay que cuestionar hagámoslo con la fuerza de la razón.