Publicado: 28/09/2017
¿El monumento a la Libertad sufrió modificaciones en 1943?
Leyendas urbanas aseguraban que en 1943, un grupo de monjas solicitaron modificaciones en la escultura.
Foto: Archivo La Industria

Leyendas urbanas afirman que en octubre de 1943, en los días previos al III Congreso Eucarístico NacionaL, que se celebró del 27 al 30 de ese mes, un grupo de monjas carmelitas, escandalizadas por ‘cierta parte’ de la estatua de la Libertad, ubicada en la plaza de armas, mandó a recortar el prominente miembro viril que lucía.


Lo real, es que hasta ahora nadie ha mostrado una fotografía o una imagen de la generosa anatomía con la que el escultor germano Edmund Moëller  habría dotado a su obra, cuando la erigió a fines de los años 20 del siglo pasado.


El monumento fue inaugurado el 4 de julio de 1929, y en aquel momento, nadie comentó si la estatua principal del conjunto monumental lucía un aspecto fuera de lo común. Más bien, los medios se dedicaron a elogiar efusivamente lo que esta nueva obra de mármol travertino significaba para la ciudad.


Al respecto, el conocido historiador trujillano Alberto Pinillos, concuerda con que la historia de la ‘castración’ de la estatua no es más que un mito que fue tornándose real con el paso de los años.


“Moëller se formó en la cultura renacentista, estuvo en Grecia, en Romas, y si usted ve todas las figuras en las que él se ha podido inspirar, todas tienen su miembro viril pequeñito, normal, nada exagerado. Sería bien raro que él haya creado una estatua así viniendo de una formación naturalista” explica.


Además, Pinillos Rodríguez asegura que nunca encontró ninguna fuente que realmente diga que la escultura hubiera sido mutilada. “Es una leyenda que se contó de broma y fue quedando en el pueblo”.


Tomado de: El primer bonzo trujillano y otras historias insólitas - Luis Fernando Quintanilla