Publicado: 19/06/2017
Mercados representan un gran peligro para trujillanos
Subgerente de Defensa Civil de la MPT, Enrique Mendoza advierte que 18 centros de abastos serían cerrados si no subsanan irregularidades.
Foto: La Industria.

Unos 18 mercados de Trujillo deberán subsanar algunas irregularidades porque representan un peligro para los miles de personas que acuden a diario. Podrían ser clausurados de no levantar las observaciones. Así lo advirtió el subgerente de Defensa Civil de la Municipalidad Provincial de Trujillo (MPT), Enrique Mendoza Urcia.


En los próximos días inspectores ediles visitarán los centros de abastos que el año pasado fueron notificados por superar los aforos de puestos, obstruir las vías de evacuación, no contar con un sistema contra incendios, inadecuadas conexiones eléctricas y construcciones ilegales.


Estas observaciones se precisaron entre los establecimientos de mayor aforo como La Hermelinda, ex-Mayorista, Central, entre otros.


“Se dará inicio al plan de mercados seguros con el objetivo de que los comerciantes cumplan las normas de seguridad. La mayoría firmaron compromisos para levantar algunas observaciones señaladas en el 2016, pero al parecer hicieron caso omiso y tendremos que cerrarlos. Nuestra intención no es perjudicarlos”, aclaró el funcionario edil.


En esta visita también acudirá personal de Salud, quienes tomarán muestras de los alimentos para medir el nivel de salubridad, además verificarán los negocios de carne, pues la mayoría de los conductores de pescado al término de su jornada dejan sucios sus espacios.


Según especialistas de salud, los encargados de este comercio deben contar con carnet de sanidad, utilizar mandiles, guantes y utensilios limpios para la preparación de alimentos.


Otro problema se evidencia en los alrededores, donde los cúmulos de basura generan olores fétidos y en ocasiones atraen la presencia de moscos o roedores.


Trabajo coordinado

En tanto, el coordinador regional de mercados, Fernando Reyes Cueva, exhorta a los inspectores de la comuna provincial a realizar un trabajo articulado durante las visitas a los centros de abastos y se vean temas como salubridad, ordenamiento, saneamiento físico legal y comercio ambulatorio.


“A veces noto cierta indiferencia por parte de las autoridades porque recién esperan intervenir cuando ocurren un incidente de magnitud en la capital. Es de obligación que los comerciantes realicen un levantamiento de las observaciones. En caso el municipio determine un cierre considerar si se hacen correcciones de las irregularidades para una reapertura”, aseveró el dirigente.


En cuanto al comercio informal, Reyes Cueva dijo que es una competencia desleal y en caso haya reincidencia en no acatar normas ediles deberían reubicarlos o retirarlos del lugar.


Vale precisar que en la región se han registrado 98 mercados y se inscribieron más de 60 mil comerciantes; sin embargo, funcionarían más de 120 centros de acopio y los conductores se duplicarían.