free web stats


América se une contra Maduro
Autor: - Fecha: 2018-02-14 14:44:48
Compartir Compartir

Web@LaIndustria


La presencia del presidente venezolano Nicolás Maduro en la Octava Cumbre de las Américas, que se celebrará en Lima los próximos 13 y 14 de abril, “no será bienvenida” por el gobierno de Perú, afirmó ayer la canciller Cayetana Aljovín. 


Esto implica que el dictador venezolano no podrá asistir a la reunión, a la que las autoridades de Caracas anunciaron que acudiría. Esta declaración de la titular de Relaciones Exteriores figura en la Declaración de Lima firmada también ayer por los cancilleres y representantes de 12 países americanos del Grupo de Lima. 


Ellos debatieron las medidas a adoptarse tras la convocatoria de elecciones presidenciales anticipadas en Venezuela para el 22 de abril. “El gobierno del Perú ha decidido reconsiderar la participación del Gobierno de Venezuela en la Octava Cumbre de las Américas, en Lima.

Los miembros del Grupo de Lima respetamos esta decisión”, indicaron los países de la región en el documento suscrito anoche en Torre Tagle. También ratificó la postura peruana el presidente Pedro Pablo Kuczynski, quien manifestó que su gobierno “ha decidido que la presencia del presidente Maduro en la Octava Cumbre de las Américas, ya no es bienvenida. 


Esta decisión cuenta con el respaldo del Grupo de Lima y se sustenta en la Declaración de Quebec de 2001”. La decisión del Perú, que además tiene todo el derecho de rechazar la presencia en su territorio de quienes considere indeseables, como es el caso de Maduro, cuenta con el apoyo corporativo de los demás países. Es Maduro contra los países americanos, no estos contra él. 


Pero la Declaración de Lima entre otros puntos expresa “su más firme rechazo a [el adelanto de comicios en Venezuela], que imposibilita la realización de elecciones presidenciales democráticas, transparentes y creíbles, con la participación de todos los actores políticos venezolanos, con observación y estándares internacionales, y reiteran que unas elecciones que no cumplan con esas condiciones carecerán de toda legitimidad y credibilidad”. 


Además, se exhorta al gobierno de Venezuela a que reconsidere la convocatoria de las elecciones presidenciales de conformidad con lo señalado en el párrafo anterior y, apegándose a su propia normatividad.