free web stats


Medida correcta y muy urgente
Autor: - Fecha: 2018-03-14 13:11:46
Compartir Compartir

El traslado a Lima de 54 internos menores de edad, realizado anoche desde la ex escuela de suboficiales de la Policía Nacional del Perú en Trujillo, es una medida que permitirá a los escolares de los colegios Santa Ana y República de Panamá comenzar sus clases. Los chicos no podían iniciar las labores escolares debido al peligro que se cernía sobre ellos, así como sobre el personal docente y administrativo de esos planteles.


Es decir, la medida no se ha adoptado atendiendo a razones penitenciarias sino para salvaguardar la seguridad de los escolares. La medida, coordinada entre la policía y el Poder Judicial, es provisional.


Permanecen dentro de ese recinto, sito en la avenida España, alrededor de 90 delincuentes juveniles.


Entendemos que el traslado se ha realizado después de haberse evaluado la situación de cada uno de esos menores, es decir, a qué bandas pertenecían, su grado de peligrosidad, el plazo de cumplimiento de sus condenas y otros factores. Igualmente, los que se quedan custodiados por personal del Inpe y de la PNP lo hacen porque presentan un perfil menos peligrosos, aparentemente, que sus similares enviados a la capital de la República.


Los que respiran algo más aliviados son los padres de familia de los escolares, que veían con zozobra cómo sus hijos podían ser víctimas de cualquier fuga o atentados por parte de los reclusos. Una chispa apenas iniciada en un lugar de alto riesgo podría desencadenar un hecho de mayores consecuencias.


Las autoridades del Poder Judicial vienen reacondicionando el centro juvenil conocido como ex La Floresta para que se encuentre apto y reciba de vuelta a los internos. Este traslado se suma, pues, a uno que ocurrió tras los incidentes del pasado mes de febrero, cuando un incendio provocado por los internos que dejó cinco muertos y varios afectados por el humo del fuego.


Obviamente, los familiares de esos chicos delincuentes fueron tomados por sorpresa, ya que un fuerte cordón policial los mantuvo a raya para que no se acercaran. Distinto hubiera sido en caso de realizarse el operativo en horas de la mañana o de la tarde. Es comprensible la preocupación sobre todo de las madres de esos jóvenes, pues son ellas las que más apoyan a sus hijos en esas duras circunstancias.