HOY, EN LA PORTADA
DE NUESTRA
EDICIÓN IMPRESA

Foto: Cortesía.

Por: Redacción La Industria

TRUJILLO

Publicada el 08/12/2019 - 07:29 PM

[Opinión] Las sentencias del TC y el Estado de Derecho, por Raúl Lozano Peralta


“El Tribunal Constitucional es la última y definitiva instancia en resolución de procesos de defensa de los derechos fundamentales”, señala nuestro columnista.

El Estado de Derecho es un concepto jurídico, pero a la vez político que involucra el respeto de las normas en igualdad de condiciones por parte de los gobernantes y de los gobernados, y una de ellas es sin duda la Constitución Política, la misma que indica las funciones principales de los Poderes del Estado como de los organismos constitucionales autónomos.

Uno de estos es sin duda el Tribunal Constitucional y el mismo es el comisionado de la Carta Magna para ser el órgano de defensa de la constitucionalidad, esto es de los principios, derechos y directrices que informa y los mismos que son desarrollados en normas de rango legal como las leyes, leyes orgánicas, decretos legislativos, etc.

Esto es sin duda importante saberlo pues respecto a la sentencia emitida por el Tribunal Constitucional que excarcela a la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, se ha venido tejiendo conjeturas que la misma puede ser revisable cuando esto es no es así.

El Tribunal Constitucional, además de ser órgano único y definitivo de las acciones de inconstitucionalidad de las leyes y de los procesos competenciales, es la última y definitiva instancia en resolución de procesos de defensa de los derechos fundamentales, esto es de los habeas corpus, amparo y habeas data.

La sentencia que excarcela a Keiko Fujimori es por lo tanto irrevisable y configura cosa juzgada, aunque al no tener un mínimo de cinco votos conformes no genera jurisprudencia vinculante sirve de guía para los jueces del Poder Judicial en casos similares, aunque no es de obligatorio cumplimiento.

Es menester señalar que el fiscal José Domingo Pérez al dejar entrever que dicha sentencia podría ser anulada está generando confusión ante la población puesto que no hay instancia más encima del Tribunal Constitucional.

Esto, sin embargo, no enerva la posibilidad que antes nuevos sucesos que refuercen y reconfiguren los presupuestos que se regulan para la prisión preventiva, se pueda interponer una nueva solicitud de prisión preventiva la misma que tendrá que seguir las instancias correspondientes en procesos ordinarios como en el proceso de habeas corpus si es que así lo decide la defensa de la lideresa Fujimori.

No obstante, luego de la disolución del Congreso de la República Fuerza Popular y su lideresa han perdido notablemente espacio político en la población por lo que resulta poco probable que afronten con singular éxito los comicios de 2020, 2021 y 2022.

El Perú tendrá tres procesos electorales en los próximos tres años, los que configuraran sin duda el nuevo espectro político del país el mismo que puede ser muy severo con los partidos tradicionales inaugurando así una nueva etapa política e histórica como demanda nuestro bicentenario con una reforma parcial o total de la Constitución siempre manteniendo nuestras instituciones y modelos políticos y económicos que han sido exitosos y dejando de lado las que no han llegado a acoplarse a nuestra coyuntura.


Valora nuestra Nota

Grupo La Industria - 2019