HOY, EN LA PORTADA
DE NUESTRA
EDICIÓN IMPRESA

X

Cuestionó la creencia de que los bebés lloran con el propósito de manipular a sus padres.

Por: Redacción La Industria

PLAN B

Publicada el 19/01/2020 - 09:58 PM

Aseguran que dejar llorar al niño es un modo de tortura


Especialistas dicen que no mejora sus pulmones como muchos afirman y puede moldear negativamente su cerebro.

Rodolfo Pomalima, director ejecutivo del área de Niños y Adolescentes del Instituto Nacional de Salud Mental (INSM),señaló que dejar que los niños lloren constantemente, sobre todo si son bebés, es catalogado como un modo de tortura y puede tener secuelas en la construcción de su personalidad, llevándolos a convertirse en seres desconfiados y hasta violentos.

El especialista pidió a los padres a estar atentos a las solicitudes de sus hijos, sin importar la edad que tengan.  Cuestionó asimismo la creencia de que los bebés lloran con el propósito de manipular a sus padres.

“Es una tortura dejar llorar a los niños y esto se eleva a la enésima potencia si además los castigamos física y psicológicamente. El niño llora porque está estresado, porque necesita algo. ¿Cómo podría manipular un niño de 12 meses, dos años o tres años a su madre o su padre? Eso es totalmente falso”, señaló.

Cuando un niño llora sin consuelo se llena de estrés. Durante este proceso secreta cortisol, una hormona con la que puede intoxicar su cerebro en pleno crecimiento, alertó. El experto explicó que los vínculos que se establecen con el bebé son decisivos para que se forme como una persona segura, estable y se sienta querida. 

Debe entenderse que el cerebro del niño está en desarrollo y necesita de sus cuidadores para sobrevivir y para descubrir el mundo. 

“Los padres son los llamados a desarrollar un apego seguro que ayude al bebé a regular su situación afectiva, sus miedos y temores. Muchos padres, dicen yo lo cuido, lo quiero ¿qué miedo podría tener? Pero no olvidemos que ese niño no conoce nada del mundo al que ha llegado”, señaló. 

Explicó que un niño empieza recién a los 7 años a tener un pensamiento abstracto, a saber, concretamente lo que es bueno y malo. Cuando un bebé llora es porque necesita algo y las respuestas que reciba a sus demandas irán moldeando su cerebro, su manera de entender cómo funcionan las relaciones humanas. 

La conducta de las personas depende de muchos factores, uno de ellos y muy importante es el apego que recibieron en la primera infancia. Si se trata de un apego seguro en el que existió cariño, caricias, tiempo, tranquilidad, se formarán como personas serenas, amables, empáticas.  Pero hay otros tipos de apego que pueden ser muy nocivos, en el que el llanto está muy presente.   



Tag Relacionados:

Valora nuestra Nota

SUSCRÍBETE

Recibe las últimas noticias directo a tu email

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones

Grupo La Industria - 2020