HOY, EN LA PORTADA
DE NUESTRA
EDICIÓN IMPRESA

Carlos Conde es corresponsal de América TV

Por: Redacción La Industria

ACTUALIDAD

Publicada el 23/01/2020 - 11:07 AM

[OPINIÓN] Reflexiones para votar, por Carlos Conde


Votar en blanco es una opción legítima en democracia. Pero creo que estamos ante una situación tan crucial que nos obliga a repensar en esa posibilidad.

Votar en blanco es una opción legítima en democracia. Pero creo que estamos ante una situación tan crucial que nos obliga a repensar en esa posibilidad. No es lo mismo abstenerse de elegir en un proceso regular- al que acudimos cada cierto tiempo - que hacerlo en la presente elección.

De algún modo hemos contribuido a que llegue este momento. La gran mayoría fue partícipe -directa o indirectamente - de una campaña ciudadana para que se cierre el Congreso. Pero no nos podemos quedar en la sanción; nos corresponde participar en la recomposición. No se trata solo de destituir a alguien, sino también de asumir la responsabilidad por la elección del reemplazante. 

Además, los especialistas ya han señalado la distorsión que se genera al tener muchos votos en blanco. Es como si la cantidad de electores fuera menor y, por tanto, más pequeño el grupo que decide el futuro del país. Los que alcancen los primeros lugares tendrían más curules y algunos partidos solo conseguirían escaños gracias al alto porcentaje de votos nulos. 

Entonces, creo que es mejor decidirse, no tanto por un candidato en particular, sino por un partido. Una institución que deba rendir cuentas por el comportamiento de sus miembros. 

El panorama puede ser más claro cuando analizamos la actuación de las organizaciones políticas en el congreso disuelto. ¿Aprobamos o desaprobamos su comportamiento en los casos de lucha contra la corrupción o en la propuesta de adelanto de elecciones que hizo en su momento el Presidente? Ese primer ejercicio nos ayudaría a descartar algunas listas.

También podemos evaluar a los partidos que más dinero derrochan en esta y otras campañas electorales. Es un mal signo.

Es una decisión difícil, pero hay que asumirla. Es nuestro deber. Es mejor reflexionar y participar con la fuerza de nuestro voto en este momento trascendental que solo mirarlo desde la tribuna para luego volver a quejarnos.


Valora nuestra Nota

Grupo La Industria - 2020