HOY, EN LA PORTADA
DE NUESTRA
EDICIÓN IMPRESA

X

Foto composición: La Industria.

Por: Redacción La Industria

ACTUALIDAD

Publicada el 23/07/2021 - 12:34 PM

[Opinión] Perfil de un presidente, por Juan Vásquez


El Perú requiere un jefe de Estado no sólo demócrata, sino que crea en las instituciones y deje que nos gobernemos nosotros mismos.

Hace 27 años, Francisco Sagasti, entonces director de la ONG Agenda Perú, dedicado al estudio de estrategias de desarrollo, fue entrevistado para la revista limeña Matiz, donde perfiló las competencias de quien llegara a Palacio de Gobierno. “Reflexiones para un presidente”, se tituló la publicación. Era 1994, con Fujimori en el poder. Sagasti nunca imaginó que su recetario aplicaría para él, casi tres décadas después. Y eso ocurrió cuando Sagasti fue elegido por sus propios enemigos políticos-en el más paradojal hecho histórico que se conozca-, presidente del Congreso, antes de convertirse en Primer Mandatario, desde fines del año pasado. Sagasti es, para todo efecto, el segundo Valentín Paniagua de los últimos 20 años. ¿Cómo debería ser un presidente para el Perú de hoy?, le preguntaron. Su reflexión de aquella época tuvo que practicarla-seguramente- con inusitada rapidez para no desentonar entre lo que pensaba y lo que encontraba. Decía que todos creen que gobernar es mandar y que llegar a la presidencia consiste en hacerse imprescindible. No es así, aseguró. La más importante contribución de todo presidente es que su obra continúe sin él. Diferenció dos aspectos que suelen confundirse. No es igual ser jefe de Estado que jefe de gobierno. Hay que separar estas dos funciones. El primero orienta, traza los grandes lineamientos, define las políticas de defensa y del exterior. El segundo maneja el día a día en los asuntos del gobierno, es un buen técnico y excelente administrador. El Perú requiere un jefe de Estado no sólo demócrata, sino que crea en las instituciones y deje que nos gobernemos nosotros mismos. Y, además, debe evitar la pleitesía del poder, generado cuando un presidente se aísla de su pueblo y se corrompe. Necesitamos una persona que escuche, dialogue, no un capataz de demolición, sino constructor. Se necesita un presidente que conozca bien el país, pero también el exterior, pues el Perú está más interconectado que nunca. Debe tener sensibilidad social, equilibrada con capacidad de acción y generar credibilidad. Que sepa formar equipos y no solo ministros “fusibles”. Y, por cierto, leer a Maquiavelo, igual a Platón, Aristóteles, a Rousseau, Popper, y Ciro Alegría. ¿Todo esto ya le aconsejaría Sagasti a Pedro Castillo cuando se vieron el miércoles último en Palacio de Gobierno? Esperemos que sí.


Tag Relacionados:

Valora nuestra Nota

SUSCRÍBETE

Recibe las últimas noticias directo a tu email

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones

Grupo La Industria - 2020