GIF89a [Opinión] Al viejo, vino añejo, por Juan Vásquez | ACTUALIDAD | La Industria - Trujillo

HOY, EN LA PORTADA
DE NUESTRA
EDICIÓN IMPRESA

X

Foto composición: La Industria.

Por: Redacción La Industria

ACTUALIDAD

Publicada el 24/06/2022 - 07:33 AM

[Opinión] Al viejo, vino añejo, por Juan Vásquez


Felizmente, desde la UNT, rectores como José María Checa, quien desde 1909, influenciado probablemente por el avance educativo europeo, le dio especial peso en su gestión a la Facultad de Letras y a las cátedras de Pedagogía, Estética e Historia de la Filosofía Antigua.

Cinco años antes que se creara la Facultad de Educación en la UNT, el país y la universidad peruana vivían tiempos convulsos. El militarismo “revolucionario” encabezado por el coronel Luis Sánchez Cerro, se estrenaba como un régimen fascistoide: era 1931, el inicio de una azarosa década. 

No desaparecían las sombras del Oncenio de Leguía y el país caminaba, otra vez, al filo de la navaja. Los militares, intentando justificar un odioso macartismo en el país, clausuraron la universidad San Marcos, epicentro del librepensamiento de la época; Basadre y Haya, entre sus paladines. Un año después, en 1932, ocurrió en Trujillo el holocausto aprista y nuestra Patria se inclinó al extremo del péndulo histórico. 

Ese fue el contexto nacional y local, antes que el 27 de junio de 1936 naciera una de las unidades académicas más descollantes de la UNT. El Perú asistía ese año al segundo mandato de Oscar R. Benavides, otro uniformado que llegó a Palacio de Gobierno designado por el Congreso, en reemplazo de Sánchez Cerro, asesinado en abril de 1933. 

Lo que vendría después fueron tiempos recios hasta la década del 60. Toda esta etapa, desde 1860, fueron años de la denominada República Tutelada, signo oscilante entre la modernidad política y sus formas conservadoras, natural contradicción dialéctica, el flujo y reflujo histórico. 

Felizmente, desde la UNT, rectores como José María Checa, quien desde 1909, influenciado probablemente por el avance educativo europeo, le dio especial peso en su gestión a la Facultad de Letras y a las cátedras de Pedagogía, Estética e Historia de la Filosofía Antigua. 

Sin embargo, fue el abogado Ignacio Meave Seminario, rector de entonces, quién aprobó el Plan de bases de la Sección Pedagógica, un 27 de junio de 1936, y a partir de allí se instituyó oficialmente el nacimiento de la actual Facultad. La propuesta la diseñó Julio Mannucci Finochetti, un visionario educador de la UNT, según narra el Dr. Elmer Robles, en una investigación sobre el desarrollo histórico de la Facultad (1996, p.19). 

Posteriormente, el humanista y filósofo, rector de la UNT, Antenor Orrego, le dio un segundo y renovador impulso, creando en 1943 la Facultad de Letras y Educación. 

Pero, oh tragedia, la fragilidad humana- o el desdén intelectual- ha dejado en pausa permanente escribir la historia completa de auténticos Maestros que enervaron espíritus juveniles en estos larguísimos 86 años de vida en la Facultad.  

Es que, la formación de formadores, la decencia de muchos pedagogos que iluminaron la oscuridad y cuestionaron flaquezas, no fue suficiente para desterrar a los mediocres. Esos que, según el físico y tecnólogo argentino Jorge Alberto Sábato, hay que tenerles miedo porque “son más, viven más y disimulan más. Uno cree que no están, pero siempre están”. 

Los mediocres se aúpan al prestigio de una institución para, desde allí, cumplir la natural función de toda Hylotrupe bajulus, carcoma grande o, simplemente, polilla: devorar todo lo que encuentran en su interior hasta dejarla ahuecada. Muy al margen de lo último: ¡Salud, por nuestra añeja Facultad!





Tag Relacionados:

Valora nuestra Nota

SUSCRÍBETE

Recibe las últimas noticias directo a tu email

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones

LO MÁS VISTO

No hay noticias recientes


Grupo La Industria - 2020