HOY, EN LA PORTADA
DE NUESTRA
EDICIÓN IMPRESA

Foto: Cortesía

Por: Redacción La Industria

TRUJILLO

Publicada el 12/06/2019 - 12:40 PM

[Opinión] “Bocado mortal” por Jorge Clavijo Correa


La estrategia sanitaria impulsada por el Ministerio de Salud no sintoniza con un buen sector de la población, que vive del negocio en la calle.

Escribe: Jorge Clavijo Correa


Caminar por la avenida José María Eguren (en la cuadra lateral al ex-Mayorista) a partir de las 4 de la tarde supone predisponerse a respirar un cóctel de aromas y hedores: basura, humo de vehículos y frituras de carnes (cerdo en su mayoría) predominan en el aire. 

Recorrí los puestos de venta ambulatorios de frito de cerdo para conocer la postura de las mujeres tras los peroles llenos de aceite y trozos de carne, y de los compradores a quienes el ruido y el mal olor no les quitan el apetito, sobre la importancia de la higiene para prevenir enfermedades: sus respuestas, decepcionantes y osadas, sintonizaron con el contexto.

La pregunta era simple: ¿en épocas de epidemia Guillain Barré, hay un mínimo de cuidado por la salud personal y en el consumo de comidas en la calle? La mayoría me insultó y algunos respondían, mismo guion, que tienen que trabajar; así sea frente a un gran montículo de basura y en donde —a esa hora— un indigente dormía plácidamente sobre un colchón maloliente de plásticos, cartones, verduras y frutas en descomposición.

Esta radiografía pone en evidencia que la estrategia sanitaria impulsada por el Ministerio de Salud y replicada por las autoridades regionales y ediles para cortar las cadenas de contagio de este síndrome mortal, incidiendo en la higiene, no sintoniza con un buen sector de la población que vive del negocio en la calle. 

Los vendedores ambulantes de comida son un matiz del problema ya que los comerciantes formales de los centros de abastos siguen contaminando la vía pública y el Segat parece no reaccionar pues, con epidemia o sin ella, son los mismos puntos de contaminación en las inmediaciones de los mercados los que ponen en peligro la salud de la población.

En la misma medida son responsables los consumidores. En la breve encuesta respondían que si conocían de la enfermedad y de las exigencias sanitarias en la higiene para prevenirla; sin embargo, mostraban una postura inmune y respondían a la vez que saboreaban los huesos de su frito de cerdo, servido con yucas y zarza criolla.

¿Qué se necesita para que la población entienda que la salud se cuida en casa y en la calle? Al respecto los entrevistados responsabilizaron a la comuna trujillana por la acumulación de basura en las calles.  Otros aseguraban que contagiarse de Guillain –Barré es “cuestión de mala suerte”. 

En conclusión, hay desinterés por el autocuidado de la salud y eso es grave, más aún en momentos en que el número de pacientes con dicho síndrome incrementan con el paso de las horas (40, es el último reporte oficial). 

Cualquier alimento es un bocado mortal si no se cuida la higiene en su consumo, venta y preparación; sin embargo, es una máxima el esperar la crisis o, en este caso, la agonía para reflexionar.


Tag Relacionados:

Valora nuestra Nota

Director Periodístico:
Juan José Bringas Céspedes

Proyectos Digitales:
Franco Larios Martinez

Ventas Digitales:
Ana Peralta Sanchez
Cel. 941 855 561
aperalta@laindustria.pe

Central Telefónica:
044-295757

  • PUBLICIDAD
  • WhatsApp :
    989 248 317

  • ANUNCIOS
  • 949375865 / 949375892 / 949375893

SUSCRÍBETE

Recibe las últimas noticias directo a tu email

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones

Grupo La Industria - 2019