free web stats


Publicado: 01/12/2016
Alepo, la ciudad devastada por la guerra en Siria
Coordinador de Ayuda de la ONU, indicó que podría convertirse en un ‘gran cementerio’. Se calcula que cada día mueren 20 personas.
Compartir Compartir

Las imágenes de Alepo que circulan en internet causan la indignación de  ciudadanos de todo el mundo. Y no es para menos, el panorama  muestra una ciudad destruida, en ruinas, con cuerpos de personas tendidos sobre lo que queda de pavimento. En Alepo no existen servicios básicos, los bombardeos son constantes, y los proyectiles caen en cualquier lado. Desde septiembre, se calcula que 20 personas mueren al día.


El este de la ciudad, podría convertirse en "un gran cementerio", según indicó el coordinador de Ayuda de Emergencia de la ONU, Stephen O'Brien, en una sesión extraordinaria del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.


Autoridades de las potencias mundiales coinciden en que la solución de la guerra es el diálogo político, sin embargo, ninguna de las naciones interviene directamente.


En mayo del 2012 iniciaron las protestas en Alepo contra el régimen de Bashar Al Assad, presidente de Siria desde el año 2000. Él había heredado el cargo de su padre, quien ejerció mandato durante 29 años. Es decir, por más de cuatro décadas el poder político ha estado bajo la familia Al Assad.


En julio de ese año comenzaron los enfrentamientos entre el Ejército Sirio Libre, brazo armado de la oposición política que recibe apoyo de potencias como Francia, Reino Unido y Estados Unidos; y las Fuerzas Armadas del gobierno, asistidas por Rusia.


El objetivo del Ejército Sirio Libre es derrocar a Bashar Al Assad, pero su accionar no ha estado libre de delitos. Muchos civiles han denunciado asaltos y agresiones. Por otro lado, el gobierno de Al Assad reafirma la validez de su gobierno y señala que la única forma de derrocarlo es a través de elecciones. Cada bando tiene un lado de la ciudad, oriente y occidente respectivamente.


En cuatro años se han producido una serie de ataques de ambos bandos. Aunque las fuerzas oficialistas tienen bajo su control una mayor parte del territorio sirio, el grupo rebelde no se ha rendido. A causa de este conflicto, millones de personas han sido desplazadas, heridas y asesinadas.