free web stats


Publicado: 18/11/2016
Alistan medidas drásticas para combatir la corrupción en el país
Presidente de la Comisión de Integridad afirma que solo con voluntad política se podrá erradicar este flagelo que afecta a la sociedad peruana.
Compartir Compartir
DECIDIDO. Eduardo Vega asegura que su trabajo es independiente.

Un paquete de medidas drásticas encaminadas a combatir la corrupción en el país prepara la Comisión Presidencial de Integridad (CPI), aseguró su presidente Eduardo Vega Luna, luego de reunirse ayer en Trujillo con las autoridades locales y de la sociedad civil para recoger sus aportes.


Precisó que varias de estas acciones que plantearán, dentro de los 45 días de plazo que se les otorgó, no gustarán a los altos representantes de los poderes Ejecutivo y Legislativo, ya que la comisión está actuando de manera independiente.


Añadió que este mal no podrá ser combatido de raíz si es que las autoridades no muestran voluntad política para hacerlo, teniendo en cuenta que la corrupción no solo se presenta en el sector público, sino también en el privado.


En tal sentido, Eduardo Vega adelantó que se propondrá la instauración de un registro de proveedores del Estado y que se establezcan sanciones a las empresas corruptoras, así como a sus representantes individualizados.


Se recomendarán normas relacionadas con la incompatibilidad de funciones, especialmente con las altas autoridades elegidas (alcaldes, congresistas) que suelen formar empresas y favorecerse con contratos aprovechando sus vínculos con sus similares. Indicó que lo ideal es que estas autoridades no tengan otra actividad económica, salvo la docencia; además que al asumir sus cargos presenten una declaración de intereses en las que se reflejen las empresas en las que trabajaron y en las que laboran sus familiares.


De la misma manera, expresó que la ley de colaboración eficaz casi no se usa porque los ciudadanos sienten que las denuncias revieren contra ellos, debido a que no existen mecanismos de protección a quienes proporcional valiosa información.


Reconoció que la lucha contra la corrupción es muy difícil porque se trata de un problema sistemático muy enraizado en la sociedad peruano, inclusive con matices culturales, en el que se identifica la gran corrupción con nexos entendidos en el poder, que afecta los recursos públicos y perjudica a la población.


Sin embargo, Vega Luna, advirtió que “no existe corrupción pequeña. Corrupción es corrupción sin importar las cantidades”.