free web stats


Publicado: 31/10/2017
Chepén: Exalcalde irá 6 años a prisión por corrupción
Exalcalde aprista que fue sentenciado por causar la muerte de un reciclador, fue condenado esta tarde a seis años de prisión efectiva por delitos de corrupción.
Compartir Compartir
Foto: Cortesía

El exalcalde de Chepén, Wilfredo Quesquén Terrones, fue sentenciado esta tarde a seis años de prisión efectiva por negociación incompatible en contrataciones del Estado, delito que se configura cuando un funcionario público interviene en beneficio de un tercero aprovechando su cargo, a través de un contrato u operación.


El Juzgado Unipersonal de Chepén, a cargo del juez Ernesto Araujo Ramos, leyó la sentencia que condena al exburgomaestre por haber hecho uso indebido de su cargo, en la ejecución de la obra ‘Pavimentación flexible de la calle Guadalupe y acceso al Estadio Municipal de Chepén’.


Tras la lectura de la decisión del juzgado, Quesquén Terrones quedó detenido en la Comisaría de Chepén y en las próximas horas será trasladado al Penal El Milagro.


No es la única sentencia

En el 2012, la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema de Justicia sentenció a Quesquén Terrones, de las filas del Partido Aprista Peruano, a cuatro años de prisión suspendidapor el delito de peculado doloso, referido a la remodelación de La Parada. Las autoridades determinaron que el burgomaestre pagó más de medio millón de soles por trabajos que nunca se ejecutaron.


En noviembre del año siguiente, Wilfredo Quesquén fue condenado a 11 años de prisión, tras determinarse que compró de manera ilícita un terreno aparentemente destinado para el funcionamiento del terminar terrestre de Chepén. Sin embargo, dos años más tarde se declaró nulo el proceso.


De igual manera, el aprista fue investigado por la  adquisición de mil 58 bolsas de cemento compradas para dos calles que ya habían sido pavimentadas en Chepén.


A principios de febrero, Quesquén fue nuevamente condenado a 4 años de prisión suspendida y a efectuar un pago de S/ 65 mil soles de reparación civil, por el delito de homicidio culposo, tras haber causado la muerte de un reciclador.