free web stats


Publicado: 06/10/2016
Colombianos se unen a bandas trujillanas para extorsionar
Equipo especial de Dirincri de Lima está tras los pasos de piezas claves de esta mafia que ya cobran cupos en nuestra ciudad.
Compartir Compartir
PNP especializada de Lima busca a joven colombiano enrolado por mafia dedicada a la usura que reparte llamativas tarjetas para captar a incautas personas.

Trujillo. Aparecieron de la nada y ahora se han convertido en una verdadera amenaza. La Policía, a través de acciones de inteligencia, ha detectado que un grupo de colombianos, en un número de 50, quienes se dedican a la usura, es decir a prestar dinero con intereses elevados, han formado alianzas con las bandas delincuenciales trujillanas para extorsionar a empresarios, así como amenazar y atentar contra la vida de los prestatarios cuando se  retrasan en sus pagos.


Los extranjeros están operando en Trujillo desde hace más de cinco años y poco a poco han venido enraizando su accionar delictivo. Se presentan como tipos amables, dispuestos a sacar de apuros económicos a cualquier persona, pero una vez que efectúan el préstamo y alguien le falla en el día del pago, sacan a lucir su verdadero rostro amenazándolos con sus armas de fuego y atacando sus viviendas o negocios. Antes caminaban solos, pero últimamente –de acuerdo a testimonios de víctimas que prefieren no identificarse– se los ha visto andando de la mano de hampones trujillanos, integrantes de las bandas ‘La Jauría’, ‘Los Malditos de El Triunfo’ y ‘Los Pulpos’.


Algunos empresarios, que no han podido pagar los compromisos económicos, han tenido que cerrar sus negocios en vista del acoso de parte de los colombianos que han sembrado el terror en el Mercado Central, las tiendas de la avenida España, el centro comercial conocido como Tacorita, Zona Franca, el mercado zonal Palermo y La Hermelinda e incluso en el mercado de la urbanización La Noria, el cual está a una cuadra de la comisaría de esa zona.


Precisamente, La Industria obtuvo un video en el que se aprecian a dos colombianos cuando cobran dinero a dos vendedoras de fruta de este mercado, quienes se muestran con los rostros desencajados y sometidas a estos sujetos que están al acecho y nerviosos.


Los colombianos permanecen en nuestra ciudad y han ingresado al país de manera ilegal, sin embargo hasta ahora la PNP no ejecuta un control de identidad. Viven en comunidades, es decir juntos, alquilando departamentos en condominios en zonas exclusivas como la urbanización California. Se movilizan, por lo general, en motocicletas, las cuales las compran, pero no hacen la transferencia legalmente por la situación en la que se encuentra. Por su condición de ilegales no pueden tramitar documentos, como brevetes por ejemplo; sin embargo, conducen las motos lineales por la ciudad sin problema alguno.


Según informes de inteligencia, el dinero que prestan serían producto de actos delictivos y no se descarta que provengan de un blanqueamiento de dinero proveniente del narcotráfico.