free web stats


Publicado: 06/12/2017
Condenan a un trujillano por venta de drogas en Argentina
Carlos Wilson Flores Narro es vinculado a mafia que dirigía empresario limeño, que trasladaba a conocidos cantantes y orquestas a Buenos Aires.
Compartir Compartir
Carlos Wilson Leandro Flores Narro está condenado a cuatro años de cárcel en Argentina.

@WebLaIndustria


El 4 de setiembre del 2013, el trujillano Carlos Wilson Leandro Flores Narro, cuando tenía 23 años, se vio envuelto en un sonado acto delictivo en Argentina, país al cual había emigrado.


En un mega operativo fue detenido junto a otras 15 personas, entre ellos dos dominicanos y el resto peruanos, acusados de pertenecer a una organización criminal, dedicada a la venta de clorhidrato de cocaína en distintos puntos de Buenos Aires, capital de ese país, la cual era dirigida por Luis Felipe Sato Romero, conocido como Papuchi, un empresario limeño que trasladaba y auspiciaba a conocidos cantantes y grupos de cumbia para que realicen presentaciones en la tierra de Diego Armando Maradona.


Los espectáculos se realizaban en el boliche Fantástico Bailable de Once, local de propiedad Sato Romero, que lo usaba también para la venta de droga.


¿Qué papel jugaba?


Flores Narro, quien ahora tiene 27 años, aquella vez cayó durante un gigantesco operativo, ejecutado por la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal y la División de Operaciones Metropolitanas de Argentina, que allanó 20 viviendas que servían de centro de operaciones de la banda para la venta de droga, según las investigaciones.


Se le atribuyó el delito de tráfico ilícito de sustancias estupefacientes en la modalidad de comercio. De acuerdo a los expedientes judiciales y fiscales del caso, al cual accedió La Industria, el trujillano comercializaba estupefacientes en las zonas de Flores, Ciudadela y Ramos Mejía, utilizando para ello el vehículo marca Volkswagen, modelo Bora, de placa HXY- 250, y acopiaba dicha sustancia en el hotel Bueras, habitaciónN.°5, ubicado en la calle Bueras 149 de esta ciudad.


Tras su detención, a Flores Narro y los otros 15 detenidos, entre ellos el empresario limeño Luis Sato Romero, se les dictó prisión preventiva. A inicios del 2016, el trujillano salió en libertad, fijó como su domicilio la calle Bartolomé Mitre N.° 2593, P.B., departamento A-1, de Buenos Aires, pero en cuanto pudo burló la seguridad y regresó a Trujillo para establecerse en la vivienda de la avenida Jesús de Nazaret N. º 106 del asentamiento humano Alto Mochica.


Pensó que ya se habían olvidado de él. Sin embargo, el 30 de noviembre, cuando transitaba por la segunda cuadra de la avenida José María Eguren, en Trujillo, agentes de la Dirección de Asuntos Internacionales de la PNP y de la Interpol lo arrestaron al ser requerido por la justicia argentina.