free web stats


Publicado: 04/12/2016
El valle Chicama sufre por acentuada sequía
Vecinos reciban menos agua en sus domicilios en Tícmar, La Constancia, Mocollope y Cépeda. Campos de cultivo denotan el impacto.
Compartir Compartir
HAY PREOCUPACIÓN. Comprueban que cinco pozos de uso poblacional están totalmente secos.

Casa Grande. Con un río Chicama cuyo caudal se encuentra por debajo de los 400 litros por segundo, el valle Chicama afronta una sequía similar a la del año 2005. Asimismo, los pozos que abastecen de agua a sectores como La Constancia, Roma (hay 2 pozos), Tícmar, Mocollope, Cépeda, entre otros se encuentran secos, lo que agrava la situación de sequía en el valle Chicama.


A la fecha la dotación es a través de cisternas de agua para entregarles a la población. “Se le está dando prioridad a la población, pero en los pozos en mención su agua ya está por debajo de lo histórico y eso es un problema”, manifestó el presidente de la Junta de Usuarios del Valle Chicama, Luis Núñez Vásquez. Esto ha hecho que la situación se torne complicada no solo para los agricultores, sino también para la población que ya siente los estragos de la falta de agua.


Las primeras señales de esta sequía fueron captadas en los pozos que tienen una menor profundidad, ya que el agua empezó a faltar, obligando a los moradores a solicitar el apoyo con cisternas para atender sus necesidades básicas.


Por su parte, la Autoridad Nacional del Agua ya ha emitido la resolución jefatural N.º 313, que declara en emergencia hídrica a algunos valles agrícolas, detallando las medidas de contingencia que se deben tomar. Actualmente se cuenta con 200 litros de agua al día, lo que resulta insuficiente.


De 20 metros cúbicos a 9.

El alcalde de Chocope, Rolando Luján Meléndez, expresó que se encuentran planificando un monitoreo de los pozos para uso poblacional. Por lo general, agregó que en esta época del año tenemos un promedio de 20 metros, pero en la última verificación solo se cuenta con 9 metros para el abastecimiento.


Sostuvo que en zonas como Tícmar la situación es bastante critica, puesto que en conversación con los representantes de la empresa Casa Grande el nivel del agua ha comenzado a escasear de manera vertiginosa y lo más probable es que en la próxima semana ya no cuenten con el líquido.