free web stats


Publicado: 07/02/2017
Escándalo por coimas afectará PBI de 3 años
Economista Jorge González Izquierdo comentó que las proyecciones antes que estallara el escándalo eran de 4 %, pero ahora se han reducido a 3,7 %.
Compartir Compartir
Soborno. Corrupción le cuesta al Perú el 30 % de su presupuesto.

El analista económico, Carlos Adrianzen, sostuvo que el escándalo que en estos momentos envuelve al Perú por el pago de coimas hecho por la empresa Odebrecht para ganar licitaciones de obras, generará un gran impacto en la economía nacional.


“No solo afectará al PBI de este año, sino al de dos o tres años próximos. Esto va a depender de muchos factores, pues no es lo mismo denunciar a 10 que encausar a 50 (funcionarios).


La inversión privada y pública está cayendo, entonces si el gobierno no hace nada, el impacto disminuirá el PBI si es que no lo hace negativo”, precisó el experto.


Dijo que a raíz del escándalo de corrupción, el PBI potencial del Perú se verá afectado, ya que la inversión será menor, es así que recientemente, el Ministerio de Economía salió a corregir sus proyecciones de crecimiento para este año.


Menos inversión

Por su parte, el economista Jorge González Izquierdo, comentó que de todas maneras habrá un fuerte impacto, ya que las proyecciones del PBI antes de que estallara el escándalo eran de 4 % de crecimiento, pero ahora se han reducido a un 3,7 %.


“Los escándalos de corrupción afectarán la reactivación de la inversión privada que desde el 2014, 2015 y 2016 tiene un comportamiento negativo.


Para el 2017, PPK estimaba un crecimiento de 5 % de inversión privada, pero con esto que ha hecho que el Gaseoducto del Sur no se ejecute este año y que la Línea II de Metro se retrase no se reactivará”, puntualizó.


Añadió que los actos de corrupción dañan el clima de confianza del Perú, por lo que lo más probable es que en este año la inversión privada vuelva a tocar fondo.


Asimismo, Gonzáles Izquierdo reveló que la inversión pública también sufrirá las consecuencias, ya que los funcionarios de Estado encargados de los procesos técnicos de los proyectos tendrán temor y más cuidado, lo cual haría que las licitaciones de obras se retrasen para el próximo año.