free web stats


Publicado: 25/10/2017
Fisicoculturista apela a una serie de argucias judiciales
Fisicoculturista se acogerá a terminación anticipada y busca demostrar que estaba mal sicológicamente y bajo los efectos de la droga cuando mató a universitaria
Compartir Compartir

@WebLaIndustria




Aunque se mostró triunfalista y con una sonrisa sarcástica el día que lo detuvieron, el fisicoculturista Jorge Luis Minchola Arzani está buscando bajo todos los medios reducir los 35 años que se le impondrían por haber asesinado a una universitaria de 20 años, a quien escondió debajo del colchón de un bungalow.


Bajo un sin número de argucias legales, trata de sacarle la vuelta a la ley. Primero guardando silencio hasta en dos oportunidades, hasta recibir consejos de su abogado y luego solicitar exámenes para demostrar que tiene problemas mentales y con las drogas.


Según el Ministerio Público, la defensa pretendería que con estos resultados los 35 años de cárcel que le espera se reduzcan a 15 y bajo la terminación anticipada; o sea, aceptando su culpa, baje a menos años.


La fiscal también dispuso que se practique la prueba de ADN tras haberse encontrado presencia de sangre humana en la mano izquierda de la occisa. Esta sangre será cotejada con la del imputado, a fin de corroborar o deslindar que corresponda a la del fisicoculturista. Con esto se probaría que la víctima ofreció resistencia y logró herir a su atacante. El examen será practicado por peritos de Criminalística de la PNP.


La orden de esos exámenes se emitió el pasado 2 de octubre. Las pericias tendrán que ser practicados cuanto antes, toda vez que la investigación fiscal culmina en 45 días de dada la orden. Sin embargo, no del todo le podría resultar favorable a Minchola la estrategia que ha puesto en marcha, pues en la legislación peruana se contempla el principio actio libera in causa, el mismo que considera que el hecho de haber estado bajo los estragos de la droga al momento de cometer el asesinato, no le reconoce un poder atenuante (que disminuye la pena) al agresor, sino al contrario.