free web stats


Publicado: 09/12/2016
Historia de superación de alumna del distrito más pobre del país
Adolescente que trabaja y estudia aspira curar a su madre de la ceguera y quiere estudiar Derecho para luchar contra injusticia.
Compartir Compartir
GRANDE. Paola pide que el presidente Kuczynski aumente el presupuesto para Educación y pague mejor a los maestros.

Teodora Otiniano Ríos llora porque no puede ver las expresiones de alegría, tristeza o frustración de su hija Paola Manyoli Vásquez Otiniano, quien a sus 15 años es una lideresa escolar en su distrito, pero no de cualquier pueblo del Perú, sino del más pobre de todos: Curgos, en la provincia de Sánchez Carrión, en la región La Libertad.


Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (Inei) es uno de los más golpeados por el flagelo de la pobreza de entre los mil 854 del país. La afligida mujer de pronto empapa sus mejillas cuando se refiere a su hija, mientras que su mirada sigue perdida, pues resulta que sus ojos están enfermos y no pueden ver la belleza del mundo. De ahí que ahora forma parte del abultado grupo de invidentes, tras una extraña enfermedad.


Como consecuencia de ello, las satisfacciones de Teodora son interiores, del alma y del corazón, pero como buena madre expresa sus mejores deseos de ver triunfar a su pequeña hija como profesional. Paola no tiene celular como la mayoría de adolescentes de su edad, pero sí la fortaleza, ímpetu y deseos de triunfar a costa de esfuerzo y tesón. La figura de esta adolescente surge de un escenario adverso, con una serie de limitaciones y carencias, especialmente, de recursos económicos para su supervivencia.


Desde Trujillo, un miércoles de noviembre, tras un viaje madrugador llegamos en cinco horas al lejano Curgos. Una camioneta de la Gerencia Regional de Desarrollo e Inclusión Social nos moviliza y ya estamos en la plaza de Armas del pueblo, la misma que no tiene la apariencia de un pueblo tan pobre como lo pintan las estadísticas frías, porque su municipio es de material noble, su plaza de armas es atractiva y la actividad comercial es dinámica, pero nos cuentan que la procesión va por dentro.