free web stats


Publicado: 24/11/2016
Incendios forestales continúan azotando la sierra liberteña
Aún hay fuego focalizado en Gran Chimú, Otuzco y Bolívar. Los cultivos se ven seriamente afectados y pobladores claman apoyo de autoridades.
Compartir Compartir
ARRASA CON TODO. Hay quienes acusan a criadores de truchas de haber provocado el siniestro.

La Libertad. La quema de ‘rosos’, arbustos cortados con anticipación o pastizales en los cerros, en muchos casos, ha pasado de ser una simple tradición o costumbre ancestral a una acción destructiva y peligrosa para la vida humana.


Durante los últimos días se han reportado incendios forestales que representan cuantiosos daños en cultivos, reservas naturales, bosque artificiales y personas heridas. A la fecha se reportaron incendios en la provincia Gran Chimú, Bolívar, Julcán, Sánchez Carrión y Otuzco.


Ayer por la madrugada, un incendio en los totorales de la Laguna Sausacocha se extendió a predios colindantes y arrasó con cultivos, pastizales en una extensión de cinco hectáreas. Uno de los afectados fue José Peña Salvatierra (79), quien entre sollozos acusa a los pescadores de trucha de ser los autores del incendio.


“Los ‘trucheros’ incendiaron la totora, Esta es una acción de maldad. Desesperado quise apagar la candela azotando con ramas y arrojando agua, pero no pude. Las lenguas de candela casi me alcanzan. Sólo pude salvar mis ovejas, porque han destruido todo”, expresó el anciano. Refiere que ha comunicado a la ronda campesina y espera que pronto encuentren a los responsables. Mientras tanto, la laguna turística está deslucida, pero su verdor se ha transformado en un área negra, la totora se ha convertido en ceniza.


Desde Barro Negro


Un nuevo incendio se reportó ayer desde el caserío Pollo, en la provincia de Otuzco, donde recién los ronderos de Barro Negro acababan de apagar un incendio que arrasó con bosques de eucaliptus, pino, sembríos y pastizales.


Los campesinos de Pollo se esfuerzan para apagar el fuego. Ante esto los pobladores de las zonas altas de Otuzco invocan a dejar de prender fuego a los pastizales, porque los daños son cuantiosos. El fuego empieza focalizado, pero luego se torna incontrolable, por efecto de los fuertes vientos.