free web stats


Publicado: 14/01/2017
Precio de alimentos no disminuirán con un menor IGV
Combustibles y tarifas de los pasajes tampoco se reducirán debido a que no son afectados ni gravados con este impuesto.
Compartir Compartir
SIN IMPACTO. Consumidor final no sentirá efecto en su presupuesto, afirma tributarista.

La rebaja del Impuesto General a las Ventas (IGV) de 18% a 17% que se realizaría a partir de julio del presente año, no tendría el impacto esperado por la población y por el presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, puesto que no haría que los precios de los alimentos de la canasta básica familiar reduzcan su costo, según advirtió Jorge de Velasco, contador y magíster en Tributación y Política Fiscal.


“En teoría, la reducción del IGV hace que los precios de los bienes gravados se ajusten de manera inmediata. Este sería el impacto ideal para nosotros como consumidores finales. Sin embargo, muchos de los productos que forman parte de la canasta de alimentación de las familias no están gravados con el IGV,  el ama de casa que acude a un mercado de abastos a realizar comprar para la alimentación recibirá un impacto casi imperceptible por la reducción del IGV”, sostuvo el experto.


Agregó que los pasajes en combis tampoco reducirán sus precios. “Me animo a pensar que el combustible tampoco lo hará, ya hemos sido testigos como una reducción internacional del precio del petróleo no se ha traducido en una caída del combustible que todos los peruanos adquirimos para nuestros vehículos”.


Del mismo modo, precisó que las empresas, ya sean grandes, medianas o pequeñas, tampoco serán beneficiadas, tal como se proyectó al momento de anunciar la rebaja del IGV.


“Me animo a pensar que, la baja del IGV no tendría ningún impacto en los estados financieros de las empresas. Una empresa es una parte intermediaria entre el consumidor final y el productor (o comercializador).  El productor solamente ve pasar el IGV, lo que cobra lo transfiere a la administración tributaria”, puntualizó. Dijo que el problema ha sido la falta de calce entre el vencimiento del pago del IGV a la Sunat y la fecha de cobro a sus respectivos clientes.