free web stats


Publicado: 24/11/2017
Señales de que tu pareja es una persona inmadura
El enamoramiento y el noviazgo es una etapa de reconocimiento y negociación, pero ¿sabes si tu pareja o tú son maduros?
Compartir Compartir

@WebLaIndustria



El enamoramiento y el noviazgo es una etapa de reconocimiento y negociación, antes del matrimonio, pero ¿sabes si tu pareja o tú son maduros para afrontar este proceso que podría terminar con duras separaciones o uniones permanentes?, te presentamos algunas señales que debes tener en cuenta.


La confianza es la base fundamental de una relación. Si no puedes vivir sin dejar de pensar qué estará haciendo o con quién, o crees que tu pareja es capaz de ser infiel, ¿Para qué estás con ella?, una pareja madura confía en quien ama sin controlar sus actos o pensamientos.


Busca a alguien que aprenda a manejar sus emociones, frente a las adversidades que se le presentan día a día. Si grita, llora o hace “berrinche”, realmente querrá una pareja o alguien a quien manipular.


Una pareja madura entiende que debes crecer profesionalmente, pues de eso también depende su futuro. Si quiere que estudies y te desarrolles va por buen camino, pero si busca frenar tu avance con críticas, conflictos o manipulaciones, quizás estés compartiendo tus días con una persona mediocre.


La dependencia es algo de la que debes huir, cuando te das cuenta que caracteriza a una persona. Una persona dependiente no podrá ejercer su libertad a decidir por sí misma, sino esperará consultarte siempre. Si son personas maduras, la independencia y el respeto a su espacio será pilar de la relación.


Ocultar cosas, decisiones, minimizar problemas y no enfrentarlos es de personas inmaduras. Una pareja se toma de la mano y enfrenta la adversidad así le duela a uno o al otro, los problemas son para darle solución.


La familia juega un rol indispensable en la persona, pero este vínculo en algún momento tendrá que romperse cuando el o ella abandonen el nido. Si todavía no puede desligarse del apoyo de los padres, todavía no está preparado (a) para afrontar una relación madura.