free web stats


Publicado: 18/10/2016
Soto: "aportes a los partidos deben ser bancarizados"
Exmiembro del JNE, Gastón Soto Vallenas, Alegó que de esta manera se evitarán escándalos como el que está atravesando el Partido Peruanos por el Kambio
Compartir Compartir
Soto Vallenas espera que se concentre la reforma electoral

Trujillo.  “Todas las contribuciones, independientemente del monto, deben ser bancarizadas, para garantizar que el manejo económico de los partidos políticos sean lo más transparentes posibles”.


Así lo aseguró el exmiembro del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), Gastón Soto Vallenas, al precisar que de esa manera se facilitará que los organismos de control, como la Contraloría General de la República, la Unidad de Investigación Financiera (UIF) y la Oficina de Fiscalización de Recursos Partidarios, hagan balances para detectar dinero de procedencia ilegal, del narcotráfico o de orígenes ilegales.


Inclusive, añadió, que los montos recaudados en polladas, cócteles u otras actividades también sean depositados en cuentas bancarias para identificar las cantidades que se están manejando.


Reconoció que en atención al monto de las contribuciones (en dinero o logística) de los candidatos, los partidos los colocan en una determinada ubicación de la lista, lo cual da lugar a cuestionamientos negativos por la presencia de lobbies; por eso también es conveniente que ese dinero sea bancarizado.


 Manejos internos

De otro lado, Soto Vallenas, sugirió que los invitados en las listas de candidatos de los partidos debe ser de entre 10 o 5 por ciento, de lo contrario se aumentan las posibilidades de manejo de las cúpulas partidarias.


Indicó que lo correcto es que la mayoría de candidatos sea elegido en las elecciones internas y no necesariamente en comicios abiertos porque irían a votar personas que no están carnetizadas por una lista que ha sido impuesta por la cúpula partidaria. “Mas bien sería necesario que el ciudadano tenga la posibilidad de romper ese orden con el voto preferencial”.


Sin embargo, reconoció que el voto preferencial debilita a los partidos políticos porque propicia grupos o sectores de poder al interior de estas organizaciones, dando lugar a enfrentamientos.


“Pero esta es la democracia, yo no lo veo negativamente, aunque si prima el tema económico en la promoción de candidaturas es necesario que el partido ponga barreras de control para no abusar”, acotó.