free web stats


Publicado: 15/09/2017
¿Te despidieron por presentar un reclamo? Sepa qué hacer
Abogado Willian Villacorta explica cómo se puede afrontar la cancelación de un puesto laboral de manera arbitraria, tras haber realizado una queja.
Compartir Compartir
Existe un gran temor por los trabajadores por perder su empleo que soportan muchas situaciones.

El literal c) del artículo 29.° del Decreto Supremo N.° 003-97-TR, sanciona con la nulidad al despido que tenga como motivo la queja o participación del trabajador en un proceso contra el empleador ante las autoridades competentes.


Nos encontramos ante un supuesto de despido que tiene como causa la afectación de los más elementales derechos fundamentales procesales del trabajador en un estado constitucional y democrático de derecho, la tutela jurisdiccional efectiva y el derecho de defensa.


En efecto, durante la vigencia del vínculo laboral, el trabajador no puede estar privado de ejercer sus derechos fundamentales, como el reclamar respecto de incumplimientos de obligaciones legales, contractuales o convencionales por parte del empleador, así como ante infracciones, vulneraciones o violaciones de los derechos del trabajador.


Por el contrario, el ordenamiento jurídico laboral garantiza el derecho de los trabajadores de hacer valer sus derechos frente a sus empleadores, asimismo les protege ante las posibles represalias que puedan tomar despidiéndoles u hostilizándoles.


Para que nos encontremos ante un supuesto de despido nulo, el trabajador debe haber presentado su queja de carácter laboral ante una autoridad administrativa (Ministerio de Trabajo, Sunafil u otro competente) o judicial (interponer un proceso judicial); que el despido se produzca con posterioridad a la formulación de la queja del trabajador, en un plazo que razonablemente pueda considerarse como causa del despido; y que el empleador no haya motivado razonablemente su decisión de despedir al trabajador.


Protección


Si bien el empleador goza de una especial protección contra el despido cuando presenta un reclamo contra el empleador, esto no le faculta a incumplir sus obligaciones laborales, ni a cometer faltas graves, pues en estos casos sí puede ser despedido, con la única diferencia que en este caso el empleador debe tener especial cuidado en respetar el procedimiento, y ser muy escrupuloso al motivar el despido, además de cumplir con acreditar de manera indubitable la falta grave.


El plazo para impugnar el despido invocando su nulidad, es de 30 días hábiles contados a partir del día siguiente a la fecha en que se produjo el despido, en el que el trabajador puede de manera alternativa elegir entre: i) su reposición en el mismo puesto u otro de similar nivel o categoría, o ii) puede optar por solicitar del empleador una Indemnización por Despido Arbitrario. En el caso que opte por la reposición y su demanda sea declarada fundada, el juez ordenará también que el empleador le cancele sus remuneraciones dejadas de percibir desde que se produjo el despido hasta que el trabajador recupera su trabajo, además de ordenar el depósito de su CTS con sus intereses.