free web stats


Publicado: 04/12/2016
Un día como hoy falleció el gran escritor Julio Ramón Ribeyro
Se ha convertido en uno de los autores más importantes de la literatura peruana. Hoy, 22 años después de su fallecimiento, su obra sigue vigente.
Compartir Compartir

Considerado como uno de los mejores cuentistas de la literatura peruana y latinoamericana, el 'Flaco', como también era conocido, falleció un día como hoy, hace 22 años, víctima de un avanzado cáncer de pulmón.


Julio Ramón Ribeyro Bonello nació en Lima, en el seno de una familia de clase media. Vivió sus primeros años entre Lince y Miraflores, en compañía de sus padres y hermanos. Más adelante, inició sus estudios de Letras y Derecho en la Pontificia Universidad Católica del Perú, pero abandonó la Universidaden el último año tras recibir una beca para estudiar periodismo en Madrid. Cuando culminó, se trasladó a Paris para preparar una tesis sobre literatura francesa en la Universidad La Sorbona.


Su carrera literaria inició a los 20 años, en 1949, con la publicación de "La vida es gris", un cuento que apareció en la revista 'Correo Bolivariano'. Lima se convertiría en el escenario recurrente de sus relatos, aunque muchos de ellos fueron escritos desde Europa. Es ahí precisamente donde en 1955 publica su primer libro 'Los gallinazos sin pluma', una colección de cuentos de temática urbana.


La vida de Ramón Ribeyro estuvo llena de viajes de ida y retorno. Recorrió y residió en España, Alemania y Bélgica hasta 1958, año en que regresa a Perú para trabajar como profesor en la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga, en Ayacucho. En 1960 publicó su primera novela ‘Crónica de San Gabriel’ y se hace merecedor del Premio Nacional de Novela.


Un par de años después, viaja a Francia y se desempeña como traductor y redactor en una agencia de noticias. En 1972 fue nombrado agregado cultural peruano en París y delegado de la Unesco.


En 1966 contrajo nupcias con Alida Cordero con quien tendría a su primer y único hijo. Su adicción al tabaco le causó severos problemas de salud, tal es así que en 1973 se operó por primera vez de un cáncer pulmonar. Inspirado en esta experiencia escribió 'Solo para fumadores'.


En 1991 retorna a Perú de manera definitiva y se instala en un departamento de Barranco. Allí vivió sus últimos años con reconomientos y homenajes a su obra, como el Premio Juan Rulfoen agosto del 94. Lamentablemente, su organismo no pudo combatir la enfermedad neoplásica que había sido detectadadécadas atrás y falleció ese mismo año.


El 'flaco' fue un escritor prolífico que perteneció junto a Oswaldo Reynoso, Enirque Congrains, Carlos Eduardo Zavaleta y otros autores; a la generación del 50, un grupo de autores que empleando el neorralismo, abordaron temáticas urbanas y problemas sociales y contribuyeron al desarrollo del género cuentístico en nuestro país.


Los gallinazos sin pluma, La palabra del mudo, Silivio en el Rosedal y Prosas apátridas, son algunas de sus obras que deben ser de lectura obligatoria.