free web stats


Publicado: 27/10/2016
Universitario toma la punta del torneo descentralizado
La U era goleada por San Martín, pero en un gran segundo tiempo logró empatar a punta de coraje y goles.
Compartir Compartir
Con una gran reacción, los cremas se repusieron de los golpes.

LIMA. Si algo ha caracterizado a Universitario es que nunca se le puede dar por muerto. Así paso anoche en el Miguel Grau de Callao, pues de ir perdiendo 4–0 en el primer tiempo, en el segundo se recuperó y finalmente empató 4–4 en lo que es hasta ahora el mejor partido del año, por las emociones que se vivieron.


Santos arrolladores

En tan solo 28 minutos la Universidad San Martín ya goleaba por 4–0 ante el asombro de propios y extraños. Y es que la pareja de centrales que puso Chale, con Benincasa y Galliquio, fueron una puerta abierta.


Es así que una discutida falta de Estrada a Palacio en el área motivó el penal que Christian Ortíz transformó en segunda instancia, sobre los 6’ del inicio. A los 15’, Succar puso el segundo tras un disparo de Ortiz que Cáceda deja en rebote picando para que al delantero centro convierta libre de marcación.


El tercero llegaría a los 19’, cuando Palacios con un disparo cruzado batió a Cáceda. Y a los 28’, Palacios nuevamente saca del cuadro a Estrada, quien rechaza desesperado y le deja la pelota en los pies a Succar, que con tiro rasante marca el cuarto.


A cinco minutos del final del primer tiempo, Rengifo transforma un tiro penal y descuenta para la ‘U’. Con el 4-1 se fueron al descanso.


Enorme reacción

Para el complemento, Universitario salió decidido a dar caza a los santos. A los 53’ un centro de Polo sirvió para que Manicero, de cabeza, ponga el segundo tanto de la esperanza merengue.


Ingresan Ugarriza y Aguirre por Gómez y Rengifo y la ‘U’ toma un nuevo aire. Cuando se jugaban los 76’, Ugarriza aparece en al área para solo empujarla y marcar el tercero.


Y a los 80’, una gran jugada de Manicero en una pared termina con el volante derribado fuera del área. Sin embargo, el juez sancionó penal y el propio mediocampista, con disparo a ras de piso, puso el 4–4 definitivo en el Calao.