domingo 03 de mayo / 24 °C

Vigilantes de la Hermelinda y la Policía

El tema de inseguridad ronda nuevamente en los comerciantes que se ven expuestos a muchos peligros por los alrededores del mercado La Hermelinda. 

Falta de presencia de seguridad en el mercado La Hermelinda | Foto: Diifusión
Falta de presencia de seguridad en el mercado La Hermelinda | Foto: Diifusión

 

La inseguridad a que se ven expuestos muchos comerciantes trujillanos ha provocado que estos busquen su protección en exmilitares y expolicías con quienes pretenden combatir a las extorsiones, que es el principal delito observado en estos espacios de atención y concurrencia masiva. Esto es lo que sucede, por ejemplo, en el mercado La Hermelinda. 
 
Hasta la fecha, indican ellos, no sienten el respaldo de una eficiente organización policial así como un verdadero trabajo de erradicación de la delincuencia en sus varios niveles. La requisitoria es representativa de un importante sector social y económico trujillano, eje que articula gran parte del movimiento de capitales y productos en la ciudad, y, por tanto, no es una crítica que pueda entenderse al margen de estos procesos o afectándalos. 
 
La acción policial, ciertamente, no puede bajar la guardia en ninguno de los frentes. El sector empresarial en cualquiera de sus modalidades legales o niveles también, requiere también de una acción protectora más decidida y una estrategia más contundente. Es lo que reclama este sector de la ciudadanía que hoy le quita las viejas varas a sus guardianes y se las cambia por armas de fuego, más eficaces que cualquier otra estrategia o argumento, para poner a raya a la delincuencia, sea la organizada que actúa a través de las bandas de extorsionadores, o la común, practicada por carteristas y otros “malandrines”, como gusta llamarlos el jefe de la Tercera Dirtepol.
 
El dilema que se plantea a partir de este intento de parte de la propia civilidad por enfrentar con sus propios medios –no al margen de la ley– a los hampones y facinerosos, discute el sentido de la acción policial así como su eficacia y su importancia, la cual es defendida por las altas jerarquías de este cuerpo armado. En la solución de este problema intervienen diversos factores a tomar en cuenta, como son los propios planteamientos de defensa policial, así como la capacidad técnica y humana para implementar planes más certeros.
 
Sólo por brindar un dato que pueda o no resultar esclarecedor, conviene decir que la Policía en todo el país, enfrenta una grave crisis de déficit de miembros, la cual se traduce en las casi increíbles tasas de 1 policía por cada 2 mil habitantes que se conocen hoy en día. 
 
También cabría preguntarse si esta alternativa practicada por los comerciantes de La Hermelinda ha dado los resultados esperados. De acuerdo a las declaraciones de los propios vigilantes, la delincuencia común se habría reducido en un 50 por ciento, cifras que los alientan a encarar aún a los peligrosos extorsionadores. Sea esto real o no, conviene articular esfuerzos para liberar a Trujillo de la tiranía del hampa en cualquiera de sus formas. 
 

¿Qué opinas?

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Enter the characters shown in the image.

Normas de uso

  • Esta es la opinión de los internautas y no de laindustria.pe.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes peruanas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera del tema.